Está en: ITE | TV. Educativa |Documentos

Documentos sobre los medios

Análisis de contenidos de los programas de televisión que se emitieron en la franja de tarde, en la segunda quincena de noviembre de 1997, estudio encargado por el Programa de Nuevas Tecnologías.

Cargar las claves de las incidencias (8,14 KB)

Procedencia

Estudio encargado a sus autores por el Programa de Nuevas Tecnologías.

Autores

Carmen Alba Pastor. Marisol Jiménez Benedit. Evaristo Nafría López. Profesores de la Facultad de Educación, Universidad Complutense de Madrid

Colaboradores

Paloma Antón. Raquel Bernabeu Cerezo. Francisco Martínez Jara. Laurea Rayón Rumayor. Eduardo Smet Corres.

Introducción

Los principios que contiene el documento están agrupados en tres apartados. Los dos primeros se refieren a prestaciones positivas mediante la difusión de valores humanísticos, formativos y educativos.

La convivencia democrática se impulsa por la primacía de los valores de respeto a la persona, tolerancia, solidaridad, paz y democracia. La difusión de valores educativos y formativos facilitará el desarrollo de la personalidad en el respeto y ejercicio de los derechos y libertades fundamentales.

El tercer apartado establece los principios de autorregulación relacionados con la violencia, la discriminación, el consumo de sustancias perjudiciales, el sexo y el lenguaje mal utilizados de un modo intencionado.

Justificación del Informe

Pasado un tiempo prudencial, casi cinco años desde que se firmó el Convenio sobre principios para la autorregulación de los canales de televisión, se ve la necesidad de revisar en qué medida las cadenas de televisión han tomado decisiones coherentes con su compromiso respecto a los contenidos que emiten, analizar las partes de la programación que no cumplen los acuerdos tomados, y reflexionar sobre las actuaciones futuras que se realizan en este sentido.

Se puede contemplar la programación de las distintas cadenas a lo largo de todo el día y contrastar lo que vemos con lo que ellas mismas propusieron mostrarnos en aquel momento: la televisión promotora de valores de educación.

Este informe hace referencia a los programas emitidos en el horario en que teóricamente ve televisión el público infantil y juvenil. Se ha seleccionado la franja horaria de tarde, tradicionalmente dirigida a este público.

Somos conscientes de los cambios que se han producido en los hábitos de consumo de la televisión y de que los programas catalogados para niños y jóvenes han pasado a ocupar la franja matinal y de mediodía. Sería interesante, por tanto, hacer en el futuro un estudio de lo que se puede ver en otras franjas horarias.

Características de la franja horaria de tarde

Según la clasificación de SOFRES, se considera franja horaria de tarde el periodo de tiempo comprendido entre las 17 y las 20,30 horas.

De todos modos, la programación de la franja anterior, o sobremesa, suele prolongarse más allá de las 17,30 horas, convirtiendo la programación de tarde en una prolongación de la de sobremesa, con una oferta televisiva dirigida fundamentalmente a las mujeres y a otras personas adultas. Así, en el programa de mayor cuota de pantalla de esta franja (35,9%), "Ana", "las mujeres de más de 45 años conforman el perfil básico del programa. Precisamente éste es el sector más numeroso en la banda vespertina de los días laborables" (GECA, 1998, 105).

"El súper", con la segunda mayor cuota de pantalla (32,8%), es seguido día a día mayoritariamente por mujeres de más de 54 años.

Por otra parte, los datos de Sofres de Octubre de 1997 ponen de manifiesto que el único programa específicamente infantil que se emite en esta franja, "Para nosotros", tiene una audiencia muy baja (6% de un universo de niños de 4 a 12 años de 3.622.861), frente a "Impacto TV" (10%), "Querido maestro" (15%) y "Médico de familia" (20%), programas que se emiten en la siguiente franja horaria o "Prime Time".

Es precisamente a partir de las 20 horas, con la finalización de las actividades escolares y extraescolares, cuando niños y jóvenes se van incorporando a la audiencia televisiva.

Programas de la franja de tarde

El objeto de nuestro análisis serán los programas emitidos en abierto, en franja de tarde, en las cadenas de ámbito nacional y autonómico de Madrid, en la segunda quincena de noviembre de 1997. Esta programación sigue un modelo horizontal: el mismo horario y programas de lunes a viernes. Estos programas son: "Digan lo que digan" y "El flechazo" en TVE1; "Para nosotros" y "Más que hermanos" en TVE2; "Ana" y "El súper" en Tele 5; "Impacto TV" en Antena 3; "La hora de Mari Pau" en TeleMadrid.

El tipo de programa de mayor éxito en esta franja es el "talk show", donde la palabra prima sobre otros elementos de la puesta en escena, y cuya temática central son las experiencias personales de los invitados, relacionadas con la pareja, la familia, la amistad y el sexo. ("Digan lo que digan", "Ana", "La hora de Mari Pau").

En segundo lugar de audiencia se coloca el "serial drama" ("El súper"), caracterizado por abordar temas de actualidad, muy cercanos al público: secuestros, asesinatos, bigamia, hijos ilegítimos.

El final de la franja horaria se caracteriza por los "informativos informales" ("Madrid Directo") y los de "realidad-espectáculo" ("Impacto TV"). Su principal atractivo es que presentan la noticia mientras se produce, con una espectacular puesta en escena.

La programación de sábado y domingo, en esta franja, se reduce prácticamente a cine y fútbol.

Criterios de valoración de los programas

El análisis de los programas comprendidos en la franja horaria de tarde se ha realizado mediante unos criterios obtenidos a partir del convenio sobre principios para la autorregulación de las cadenas de televisión, referidos a la protección de la infancia y la juventud y al respeto al derecho de todos los ciudadanos a la educación.

Los criterios del convenio están agrupados en dos grandes bloques: aspectos que pueden atentar contra el desarrollo integral de las personas, y elementos que contribuyen a la formación de los individuos y el bienestar social.

Cada uno de los bloques está dividido en diferentes apartados, cuyo contenido ha servido de referencia para realizar la siguiente rejilla de análisis:

  • Fomentar actitudes que favorezcan una convivencia democrática: entre las que podemos destacar la libertad de la persona, libertad de expresión, la igualdad entre las personas, el respeto y la protección de los ciudadanos, el respeto de los derechos y deberes de los ciudadanos, la participación activa en la sociedad y solidaridad.
  • Desarrollar las capacidades que permitan tener la postura y juicio éticos que conduzcan a una existencia saludable. Para ello, se debe favorecer que las personas aprendan a adoptar actitudes basadas en valores asumidos de forma racional y libre; asuman las normas que ha creado la sociedad de modo democrático y buscando la justicia y el bienestar colectivo; tomen conciencia de situaciones socialmente problemáticas, actúen en consecuencia con nuestros valores y detecten y critiquen los aspectos injustos de la realidad cotidiana y de las normas sociales vigentes, para llegar a comprender problemas cruciales del mundo actual y elaborar un juicio crítico frente a ellos.

De este modo, se contribuirá a la elaboración autónoma, racional y a través del diálogo, de principios de valor generales que ayudarán a enjuiciar la realidad con una actitud crítica; a la adopción de aquel tipo de comportamientos coherentes con los principios y normas que personalmente se hayan asumido, y a la construcción de formas de vida más justas tanto en los ámbitos interpersonales como en los colectivos.

  • Fomentar la dignidad de la persona ayudando a desarrollar los aspectos intelectuales, afectivos y de las relaciones interpersonales, relacionados con la inserción social y la actuación social de las personas, y potenciando valores de respeto hacia las personas.
  • Evitar la presencia de escenas que puedan servir como modelo de falta de respeto a la dignidad de las personas y sus derechos fundamentales (alimentación, vivienda, salud mental, la educación y la autonomía en los pensamientos y actuaciones).
  • Promocionar la tolerancia y el respeto mutuo, enseñando a escuchar las manifestaciones de los otros, respetar sus actuaciones, tenerlas en cuenta y comprender manifestaciones distintas a las propias y valorarlas positivamente.
  • Detectar y contribuir a erradicar los comportamientos o actitudes de intolerancia o discriminatorias.
  • Profundizar en los valores solidarios: enjuiciando hechos insolidarios y buscando alternativas a las situaciones que los propician; respetando los deberes sociales; contribuyendo al bien de los grupos a los que se pertenece, compensando positivamente a los más desfavorecidos; denunciando e intentando transformar actitudes insolidarias (actuar en perjuicio de otros de acuerdo únicamente con los intereses propios; impedir el desarrollo y bienestar de futuras generaciones).
  • Evitar manifestaciones que fomenten la violencia, las discriminaciones por razón de color, raza, sexo, ideología, cultura y nivel socioeconómico.
  • Promocionar la paz y la no violencia: presentar la violencia como no merecedora de ser imitada, potenciar el respeto a la diversidad, mostrar la importancia de la capacidad de diálogo y la participación social, el desarrollo de la autonomía, de la autoafirmación tanto individual como colectiva; y entender el conflicto como algo consustancial a la existencia humana que, bien encauzado, puede ayudar a clarificar intereses y valores, convirtiéndose entonces en un proceso creativo.
  • Educar en los derechos humanos, para una sociedad mundialista y multicultural para el desarrollo, la solidaridad entre los pueblos y para el desarme.

  • Potenciar el compromiso en la defensa del medio ambiente entendiendo que este concepto no solo incluye la realidad física y natural sino que se extiende a las actividades humanas y su repercusión en la Naturaleza. Valorar el medio ambiente e interesarse por él. Participar en su conservación y mejora.
  • Evitar el consumismo, el despilfarro y los hábitos de vida que atenten contra una existencia saludable.
  • Promocionar hábitos y actitudes saludables: educar para la vida de los individuos, adquirir pautas de comportamiento que conduzcan al bienestar físico y mental, valorar la salud como uno de los aspectos básicos de la calidad de vida y promover la autoestima y el cuidado del propio cuerpo.
  • Potenciar una buena formación sexual: ayudar a conocer y apreciar los papeles sexuales masculino y femenino y mostrar el ejercicio de la sexualidad como actitud de plena comunicación entre las personas.
  • Evitar referentes negativos para la salud y la higiene de las personas y consumo de productos perniciosos para la salud.
  • Evitar el lenguaje innecesariamente indecente, pobre y descuidado, o usos deliberadamente incorrectos del mismo.
  • Contribuir a una adecuada formación cultural y al pleno desarrollo de la personalidad en el respeto de los derechos fundamentales mediante la difusión de valores humanísticos, formativos

Ministerio de Educación
Instituto de Tecnologías Educativas
Información general : webmaster@ite.educacion.es
C/ Torrelaguna 58. 28027 Madrid - Tlf.: 913 778 300, Fax: 913 680 709. NIPO: 651-06-132-8
Pº del Prado 28-6ª planta. 28014 Madrid - Tlf.: 915 065 600, Fax: 915 065 703